Escapar o Aguantar?

¿Por qué no se marcha la mujer que sufre maltratos de su pareja?
Esta es la pregunta que se hacen muchos cuando se enteran de que una mujer está siendo maltratada y abusada. Pero el caso es que, si estás en una relación abusiva no es tan fácil escapar del abuso y maltrato.

Dar por terminada una relación importante nunca es fácil, y menos aun si has sido aislada de tu familia y amigos, cuando te han destrozado psicológicamente, controlado toda tu economía y amenazado físicamente.

Si estás preguntándote si salir o quedarte, puedes sentirte confundida, asustada y totalmente destrozada. Un momento quieres salir corriendo de la relación, y en otro momento quieres continuar. Puede que incluso te culpes a ti misma por el abuso que sufres, o que te sientas avergonzada o debilitada por el abuso del que no eres capaz de salir pese a todo lo que supone para ti. No te dejes atrapar por la confusión o la culpabilidad, lo único que importa es tu seguridad.

Si estás siendo maltratada, recuerda que:

  • No se te puede culpar a ti por ser maltratada.
  • Tú no eres la causante del comportamiento abusivo de tu pareja.
  • Mereces ser tratada con respeto.
  • Mereces un lugar feliz y seguro.
  • Tus hijos merecen un hogar feliz y seguro.
  • No estás sola, hay muchas más como tú.

COSAS QUE DEBES SABER SI TE QUEDAS CON TU MALTRATADOR:

¿Maltratada pero quisieras salvar tu matrimonio/relación?
Si estás sufriendo abusos y maltratos y aún mantienes la esperanza de salvar tu relación, hay algunas cosas que debieras tener en mente:

  • Si mantienes la esperanza de que tu pareja cambie…
    Lo más probable es que el maltrato vuelva a suceder. Las personas que abusan y maltratan tienen problemas psicológicos y emocionales que son muy profundos y complicados de “arreglar”. Puede que el cambio nunca sea imposible, pero no es ni fácil ni rápido. Además, el cambio sólo puede suceder si el maltratador toma total responsabilidad por su comportamientos y actos, si busca ayuda profesional y deja de culparte a ti, su infancia infeliz, su trabajo, al alcohol, o su temperamento.
  • Si piensas que igual puedes ayudar a tu maltratador…
    Es algo natural que podamos desear que nuestras parejas mejoren, y tener intención de ayudarles. Puede incluso que pienses que eres la única que le comprende o que tu deber es ayudarle con sus problemas. Pero lo cierto es que al quedarte y aceptar sus maltratos, estás reforzando su comportamiento abusivo. En realidad, en lugar de estar ayudando a tu maltratador a salir de esa cadena de abusos, sólo le estás ayudando a mantenerlo.
  • Si tu pareja te prometió que dejaría de abusar de ti…
    Cuando el maltratador se enfrenta a las consecuencias de sus actos, ruegan por otra oportunidad, ruegan por tu perdón, y te prometen que cambiará todo a partir de ahora. Es posible incluso que realmente sean sinceros en sus ruegos, que realmente se arrepientan por sus actos… pero su objetivo es otro, lo que quieren es que no te marches. Lo normal es que tan pronto han sido perdonados vuelvan a su comportamientos abusivos pues ya no les preocupa tu marcha.
  • Si tu pareja está buscando ayuda profesional…
    Debes entender que, por mucha ayuda profesional que esté buscando, no hay ninguna garantía de que cambie. Es muy común que los abusadores que se someten a ayuda de profesionales continúen siendo violentos, abusivos y controladores. Si tu pareja ha comenzado a dar progresos en su actitud y ha dejado de buscar escusas, eso es algo bueno, pero debes tomar la decisión de acorde con cómo es él ahora, no de acuerdo a como esperas que sea en un futuro.
  • Si te preocupa lo que pueda pasar si te marchas…
    Puede que te preocupen las represalias que pueda tomar tu maltratador, o lo que pueda sucederle a él o a otros si le dejas. Pero no puedes permitir que el miedo a lo desconocido te mantenga en una complicada y peligrosa situación.

TU MALTRATADOR NO ESTÁ CAMBIANDOSI:

  1. Hace parecer que las cosas no son tan graves, o se niega a reconocer lo serio que era la situación.
  2. Sigue culpando a otros por su comportamiento.
  3. Dice que eres tú la maltratadora.
  4. Te presiona a que seas tú que vaya a buscar ayuda profesional para parejas y matrimonios.
  5. Te dice que le debes una oportunidad.
  6. Tienes que estar constantemente detrás de él para que siga su tratamiento.
  7. Dice que nunca podrá cambiar sin ti, que necesita tu apoyo para salir de ello.
  8. Intenta ganarse tu simpatía, así como la de tus hijos, familia y amistades.
  9. Espera algo de ti a cambio de buscar ayuda.
  10. Te presiona para qu3e tomes decisiones acerca de la relación.

CÓMO PREPARARTE PARA LO PEOR:

Dejes o no a tu pareja, hay cosas que debes hacer para protegerte. Estos pequeños consejos pueden hacer la diferencia entre sufrir heridas, morir o escapar con vida. Prepárate para las emergencias:

  • Aprende a reconocer cuando llegan los momentos malos.
    Busca pistas para cuando tu maltratador se está molestando y está a punto de explotar enojado o violento. Prepárate varias razones creíbles para marcharte de casa (razones que sirvan tanto para el día como la noche). Utiliza esas escusas cuando veas que el peligro se acerca.
  • Piensa cuáles son los lugares más seguros de tu casa.
    Sitios en los que puedas correr menos peligro si te ataca tu maltratador. Sitios amplios, que no sean pequeños y no tengan objetos que podrían utilizarse como armas (evita la cocina). A ser posible donde tengas una salida o un teléfono. Es mejor saber en qué cuarto estar si temes lo peor.
  • Invéntate una contraseña.
    Que la conozcan tus hijos, familiares, amigos, vecinos o compañeros de trabajo. Que sepan que si te escuchan decirlo deben llamar a la policía, que estás en peligro.
  • Siempre estate lista para salir en cualquier momento.
    Puede que necesites dejar siempre el coche preparado con combustible, hacer una copia de la llave del vehículo por si lo necesitaras. Tener escondido y preparado algo de dinero, ropa y números de teléfono así como tus documentos. Un buen sitio para guardar todas estas cosas sería en la casa de una amiga, pero asegúrate que sea donde sea que lo guardes, esté bien secreto.
  • Ensaya tu huída.
    Por tonto que pueda parecer, viene bien ensayarlo alguna que otra vez, incluso con tus hijos si escaparás con ellos.
  • Prepara una lista de contactos de emergencia.
    A ser posible, también intenta aprendértelos de memoria. Si tienes confianza con alguien, pregúntales si puedes contactarles en caso de que necesites que te vengan a recoger a casa, alojen en sus casas, o ayuden llamando a la policía. Apréndete de memoria los números de teléfono de tus contactos, de asistencias locales a la mujer, y de ayuda a contra la violencia.

SI OPTASTE POR QUEDARTE CON TU MALTRATADOR:

  • Contacta con programas de ayuda a la mujer de tu ciudad.
    Sin duda hay varios Seguramente estarán dispuestos a ayudarte, aconsejarte y darte apoyo emocional así como cobijo en caso de una emergencia. Sería bueno que hagas estos contactos hoy mismo, tranquila, están para ayudarte.
  • Busca todo el apoyo social posible.
    Los maltratadores tienden a intentar aislarte, pero tú intenta hacer cuantos más amigos puedas. Intenta involucrarte en actividades fuera del hogar, y a tus hijos tampoco les vendría mal.
  • Se buena contigo misma.
    Aprende a quererte a ti misma e intenta hacer cosas de las que disfrutas.

PRECAUCIONES QUE DEBES TOMAR CON EL TELÉFONO:

Puede que temas que tu maltratador se entere de todo lo que planeas, de que se lo has contado a alguien, y pueda tomar represalias contra ti… Por ello es muy importante cubrirte las espaldas para que no se entere de lo que pasa por tu cabeza.

  • Cuando llames a servicios sociales, hazlo de forma segura.
    Por ejemplo, si es posible, desde la cabina de teléfonos mejor que llamar desde casa.
  • Evita teléfonos sin cable.
    Los teléfonos sin cable son más fáciles de interceptar.
  • Llama a cobro revertido o utilizando tarjetas telefónicas.
    Lo mejor es no usar el teléfono de casa para cuando hables de cosas como lo que estás sufriendo. Las tarjetas telefonicas de prepago, te ayudarán a llamar a quien necesites sin que el número llamado aparezca en la factura del teléfono, y no quieres que tu maltratador sepa a qué números estás llamando.
  • Revisa la configuración de tu teléfono móvil.
    Algunos teléfonos modernos tienen GPS, y pueden ser configurados para compartir datos de localización geográfica a modo que tu maltratador podría saber siempre donde estás. Si no entiendes nada de eso pero sabes que tienes un buen teléfono móvil que puede que tenga eso, pídele ayuda a alguien para que te enseñe a desactivarlo.
    • Consigue tu propio teléfono móvil.
      Un teléfono del que tu maltratador no sepa nada, uno que sea prepago sin contrato.

    PRECAUCIONES A TOMAR CON INTERNET:

    Los maltratadores suelen controlar toda tu actividad, incluido todo cuanto haces en Internet. Mucho dependerá de los conocimientos o facilidad de aprendizaje que tenga el maltratador, pero ten en cuenta que por mucho que borres el caché, historial y cookies del pc, hay modos en los que puede seguir monitorizando todo cuanto haces. A veces borrar estos datos puede servirle de pista de que “en algo malo andas”. Salvo que seas una gran informática con muchos conocimientos (por lo que incluso estos consejos te parecerían leves), debes tener mucho cuidado con las evidencias que vas dejando atrás en tu actividad por internet.

    • Utiliza un pc seguro.
      Si buscas ayuda por internet, tal vez lo que estés haciendo ahora mismo y te trajo aquí, considera buscar un pc seguro, que no esté en tu casa. Puede ser un pc en casa de una amiga, en la biblioteca, en un ciber, etc.
    • Ten cuidado con el email y chat.
      Para ser claras, estos medios no son los mejores para hablar de los problemas que se tienen con los maltratadores, al menos si estás conectando a internet desde casa. Puede que tu maltratador sepa tus datos de acceso y pueda revisar tu correo. Sería mejor que crearas un email secreto desde un PC seguro y nunca lo utilices desde tu casa, solamente entrar una vez en tu correo secreto desde tu casa puede concederle la llave de entrada. Es mejor pecar de precavidas que de incautas en situaciones de maltrato.
    • Cambia tus datos de acceso.
      Cambia las contraseñas de tus correos, banco, etc. Y cámbialos sólo desde un pc seguro. Si alguna vez no te queda más remedio que conectar desde un pc inseguro (el de tu casa) al día siguiente cambia otra vez tus contraseñas desde un pc seguro.

    Espero que este artículo les sirva de ayuda.
    En lo personal, les ruego que por favor, busquen ayuda profesional. No tengas miedo de llamar a los teléfonos que presentan en tu guía telefónica, memorízalos como se te sugiere, y busca ayuda, no consientas que te aíslen y hagan de tu vida un calvario, sólo se vive una vez en la vida, atrévete a vivirlo como te mereces. Por último, si eres una mujer maltratada repite todos los días esa famosa frase “De todos los hombres que haya en mi vida, ninguno será más que yo”. No dejes de repetir esa frase.